miércoles, 19 de septiembre de 2007

La mentira del odio y la realidad Argentina.

He leído algo de quien considero un genio español, su perfil textualmente dice:

Es un provocador. Es un humanista. Ama la naturaleza. Le fascina la noche. Es un seductor. Es un escéptico que cree en casi todo. Es un hombre de pueblo acostumbrado a navegar en las turbulentas aguas de la gran ciudad. Sus armas son la ironía y la duda, pero también la emoción y el sentimiento. Ama la verdad y la belleza. Es un buscador de historias. Convierte la intimidad en espectáculo, en el mejor sentido. A veces es una bomba. A veces, un poeta que mira las estrellas. Para él, la verdadera aristocracia es la de los creadores que embellecen y colorean el mundo. Es un defensor de causas perdidas. Tiene un punto de locura. Es simpático y cercano. A veces pregunta desde la inocencia. Habla desde lo vivido y lo sentido. Es un periodista que entrevista a quemarropa. Es un actor. Es un hombre de hoy fascinado por los avances de la ciencia y atento a los movimientos juveniles. Utiliza un lenguaje de todos y para todos. Habla de lo que le interesa y le preocupa al hombre. Es un activista y un contemplativo. Es un bromista que crea constantemente situaciones divertidas, surrealistas, disparatadas. Su patria es la humanidad. Es un hombre que lo ha probado casi todo. Nunca busca a nadie que no quiera ser encontrado.

Se trata de Jesús Quintero... él dijo alguna vez….

Todo es verdad, menos el odio
Lo dijo Luis Cernuda y yo me lo creo. El odio es siempre una mentira: una mentira interior o exterior. Una mentira que nos ponen ante los ojos del alma nuestros sentimientos enfermos, o una mentira que nos cuentan los otros para que miremos a nuestros hermanos como enemigos y deseemos su mal. El odio es una mentira que nos confunde y que nos separa, que nos hace ver contrarios donde sólo hay hombres y mujeres como nosotros y que nos lleva a la muerte por la falsa senda de la violencia y de la guerra. El odio es una mentira. Lo sé porque he visto que sólo los falsos son capaces de odiar. Los auténticos comprenden y aman.

Veo las cosas que pasan, las cosas que leo, los comentarios que recibo, me cuesta comprender y me pregunto, ¿será que soy un falso?
Digo esto porque muchas veces se me cruzan sentimientos de odio, éste es uno de esos momentos.
Un comentario que recibí fue que satura la comparación con el pasado, algo que yo he hecho por demás. Analizo esa verdad. Continuamente pensar y hablar del pasado sin mirar hacia delante y otra vez me pregunto, ¿se puede mirar hacia delante sin tener asumido y digerido el pasado?, con sinceridad creo que no, al menos yo no puedo.
Llevo conmigo una vida que no deja de retrotraerme a cada instante sobre el pasado y la realidad concreta, pero la verdad es que hay que mirar hacia el futuro.
He tenido que soportar cosas durante más de una década como las que hemos soportado 35 millones de argentinos, pero el tema se ha puesto más grave cuando constaté fehacientemente las consecuencias de haber vivido como hemos vivido.
Haciendo un esfuerzo trato de cumplir con el precepto de no odiar, no ser falso, comprender, amar y sumar, pero me pregunto cómo se hace.
Ya está, la macroeconomía está encaminada, es indispensable ahora bajar a la gente mirando hacia delante y sin aguantar cualquier cosa, pero siendo honestos.
Veo que las cosas han cambiado tanto en tan poco tiempo, trato de excluir el odio de mi vida y veo también la realidad que nos toca vivir.
1) La inflación que por momentos la noto absolutamente descontrolada. ¿Qué estamos esperando como pueblo consumidor, para hacer sentir el rigor de no consumir algo que nos cobran más caro cada día?. Me importan un bledo los periodistas que ponen papas sobre un escritorio para demostrar que el subsidio que reciben los supermercados no sirve. Me gustaría que esos mismos periodistas informen que los hipermercados son los que manejan los precios, pero ops!, son anunciantes de programas de tv, nunca lo van a hacer, nunca van a morder la mano del que les da de comer. ¿Se puede ser periodista independiente teniendo dependencia económica?, naturalmente NO. Que me importan los índices del INDEC o si el gobierno los hace retocar; hay que hacer valer los derechos, el derecho a comprar o hacer que se lo coman ellos si no nos convence el precio. De ese modo, la inflación va dejar de ser noticia porque no va a existir!!!.
2) La inseguridad que cada día se cobra una víctima, ¿qué hacen los expertos de todo el espectro político por todos los habitantes del país?, ¿en qué idioma hay que decir que queremos vivir en paz? Todos dicen tener un plan contra la inseguridad pero ninguno lo expone para ponerlo en práctica, ¿existirán esos planes entonces o será más verso preelectoral en los cuales nos usan como rehenes de lo que ellos mismos generaron?
3) Los partidos políticos ya no existen, la información que decía que no hubo elecciones internas en ninguna fórmula es escalofriante. ¿Qué estamos esperando para trabajar desde el segmento que nos convenza?, ¿qué importa ser de derecha, centro o izquierda si se trabaja con honestidad y la verdad?. No tenemos alternativa, estamos condenados a hacer algo desde donde nos toque.
4) Somos noticia y el hazmerreír del mundo cuando tenemos un corralito bancario –ocasionado por la fuga de capitales especulativos- pero cuando pasa eso mismo en Europa a la noticia se le dedican sólo algunos segundos.
5) Somos noticia cuando los bancos se quedan con nuestros ahorros, pero cuando esos mismos bancos son condenados en otras latitudes por el mismo motivo la noticia casualmente y otra vez, se la pasa por alto.
6) Somos noticia cuando un presidente gana elecciones por el voto-cuota pero cuando el voto-cuota es rehén en otros países, las noticias casualmente no se difunden porque se ha cubierto el déficit del voto-cuota-impaga con ayudas de reservas. Si eso lo hiciéramos acá, salían miles de especialistas a destruir la medida.
7) Vivimos peleando con nuestros países vecinos muchas veces por asuntos que importamos de remotas latitudes del mundo cuando, ante la adversidad siempre estamos los mismos. ¿Es que estamos locos? ¿Qué esperamos para unirnos y buscar soluciones reales en vez de discrepar? ¿Qué tiene que pasar para que tomemos conciencia de que en América somos todos necesarios?
8) Criticamos nuestros trenes y colectivos, pero en otros países explotan llenos de gente por culpa de los actos de gobierno!!!!!
9) Ventilamos a los cuatro vientos cuando se condena a nuestros deportistas por cualquier cosa, pero casualmente grandes deportistas del primer mundo son absueltos en causas por espionaje porque se pagan multas millonarias.
10) Destrozamos a nuestros deportistas ante la derrota que es siempre una posibilidad y no valoramos ni reconocemos el esfuerzo de la victoria, ni siquiera ante potencias.
11) Enjuiciamos a los gobernantes respetando los Derechos Humanos como no ha pasado en ningún lugar del globo y aun así no reconocemos tal avance de nuestra justicia. En muchos países ni se puede hablar de ciertos gobernantes.
12) Ventilamos a los cuatro vientos cuando a ex – gobernantes se los busca con INTERPOL pero cuando en el viejo continente van presos alcaldes por lavado de dinero y corrupción la noticia no es relevante.
13) Destruimos y criticamos todo el proceder de la policía argentina cualquiera sea, pero hay policías del primer mundo que te muelen a palos a la primer sospecha, sino te matan.
14) Los medios hacen un amarillismo espantoso de un accidente automovilístico ocurrido en Argentina, pero no somos concientes que esos accidentes ocurren multiplicados por cientos agravados por el uso de alcohol o drogas en otros sitios del primer mundo.
15) El paco castiga a nuestros jóvenes, en el primer mundo el sistema provisional está al borde del colapso porque hay generaciones que no llegarán a viejos por el tiempo que hace que son adictos a la heroína.
16) Hablamos de la crisis del matrimonio, pero hay parejas en el mundo que son sospechadas de asesinar a un hijo, convirtiéndose la noticia no solo en un bochorno internacional sino en la consagración de la hipocresía.
17) Hacemos un desastre en los medios cuando candidatos que pierden elecciones no admiten una derrota, pero olvidamos cuando en el primer mundo un mandatario ganó con sospechas de fraude.
18) Nos pasamos criticando lo banal de nuestra televisión, pero cuando vemos televisión de otros lados del planeta no sólo es banal, sino vulgar y muchas veces hasta ordinaria, lo pasamos por alto y además pagamos para tenerla en el control remoto!!!
19) Nos rasgamos las vestiduras por los pasados de algunos dirigentes argentinos cuando el primer mundo ha sido presidido por actores, bebedores, drogadictos, acosadores, dictadores encubiertos, terroristas, agentes de seguridad vinculados al narcotráfico o a la mafia. Todo esto cuando no están aún en funciones y deben renunciar de urgencia por acosar gente en baños públicos.
20) Criticamos nuestro sistema de salud, pero no es la primera vez que el primer mundo viene a atenderse a Argentina. Eso sin mencionar que algunos de los científicos más renombrados del mundo o presidentes de sociedades internacionales, son argentinos y no sólo trabajan aquí sino que vuelcan su sabiduría a todo el mundo.

Podría seguir un largo rato, pero se va a hacer aburrido. Cualquiera sabe que no tenemos todo lo que amamos, pero amemos lo que tenemos que no es poco. Con lo que mencioné quiero dejar sentado algunas cosas. No nos queda más que trabajar de verdad, ser bien concientes de lo que pasa en los países desarrollados para no tomar literalmente todo como ejemplo, por algo elijen a América para el atardecer de sus vidas; no odiar porque es una mentira que tal vez nos cuenten los otros –u operadores de esos otros- con algún interés en especial, asumir fehacientemente que muchas cosas se han encaminado, que como pueblo tenemos que poner los puntos de cara al futuro y que hay mucho por hacer, comprendernos, unirnos, sumar….

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor: permitame recordarle también que en el gran país del norte hay 50 millones de personas sin seguro médico y no hay hospitales públicos como en Argentina.
Mis felicitaciones
Julio de Belgrano

Anónimo dijo...

Mi querido amigo, le escribo para contarle que tiene toda la razón del mundo. No hay como Argentina. Estuve en gran parte de las ciudades de europa y muchas de américa buscando un horizonte mejor, cada frase suya me hacía acordar de mi calvario afuera. Gracias a Dios pude volver.
Recuerde entre todas esas cosas que puso que, para recuperar una escuela tomada por terroristas la volaron en pedazos y mataron a 200 chicos, o vaciaron un teatro con gas nervioso, o que murieron cientos de personas intoxicadas con gas sarin en el subte, o que deportistas campeones del mundo quedan en bancarrota por la cantidad de causas de violación o asesinato, o que la policía europea te caga a palos por inmigrante, o que te dan metadona para atenuar los efectos de la heroina prefiriéndote estúpido a drogado, o que la mafia maneja ciudades, o que se yo mi amigo.
Lo felicito por su blog, el análisis es perfecto. No baje los brazos jamás, sobre todo porque se va a encontrar con mil idiotas que le van a decir que afuera es un paraíso.
Ramiro Perez Lance

Anónimo dijo...

Habría que hacer junta de vecinos para hace compras para combatir la inflación que nos causan estos malandras. Dejo la idea.
Miriam de Congreso

Anónimo dijo...

Como dice Miriam, tendríamos q hacer una junta también, pero para borrarnos d la televisión x cable q es un porquería, no se coma la inseguridad es otra mentira d la ultraderecha q quiere meter bala a los pobres q generaron y no espere un periodismo serio si depende del poder económico.
Juan

Anónimo dijo...

Que clase de medio independiente me habla?, no vió TVR?, le daban con un palo a Macri hasta que puso el aviso de Pago Fácil y casualmente cerraron la boca con los informes de Mauricio, son unos descarados.
Roberto de Madero

raulangueiraavalos@hotmail.com dijo...

Estimado, tiene la clara muestra que tiene fieles lectores.
Los mismos ratifican con sus comentarios los dichos vertidos por usted y aportan mas ideas. Siga adelante, emprende usted una árdua tarea.
Mis respetos.
Luis Raul Angueira Avalos

Tomás Münzer dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con los comentaristas y usted, es increíble que pensemos tan igual sin siquiera conocernos, me alegro.

Acá va algo que puse en uno de los blogs gorilas de Clarín: Lo que dice Fernández es una barbaridad, es obvio que hay inflación, y negarlo, por supuesto, no es modo de combatirla. El tema es que los medios, casi todos opositores al gobierno, utilizan este tema para golpear sobre K. Cuando es claro que la inflación la generan los grandes productores y comerciantes de los productos en cuestión (pues es sabido que en lo que refiere a alimentos hay un oligopolio): con nombre y apellido, como siempre hay que hacer, la culpa es de los formadores de precios de Cargill, Swift, Coto, Carrefour, Norte, Wal Mart, hay un par de transnacionales brasileras que no me acuerdo el nombre (que tienen el negocio del engorde, la faena y la comercialización, o sea, si yo hago todo y tengo todo a mi dispocisión, sin competencia, el precio se lo pongo yo, según se me antoje, si lo que necesita la gente lo vendo yo y sólo yo, al tratarse de oligopolios, existe el famoso cártel, areglan entre ellos los precios para no competir y mantener sus cuantiosas ganancias). Imagínense que los tipos que tienen las vaquitas se quejan por las retenciones, pero ganan más de 125 millnes de dólares al año, y, además, siguen invirtiendo empresas extranjeras (cómo, invierten para algo que no es redituable??? son idiotas??? No, se gana y bien, el tema es que sin las retenciones ganarían mucho más).
Bueno, agreguenlé que si con las retenciones y el control de precios (que sí, es muy precario y por eso es fallido, no sirve casi) ya te hacen paros ganaderos y te suben los precios a más no poder (la existente inflación), cómo puede enfrentar el gobierno a estos sectors oligárquicos, pro golpistas, sin la organización del pueblo debida??? No puede, evidentemente, entonces niega el problema, grave error.

Quieren ser de izquierda muchachos??? Verdaderamente progresistas??? Organícense, vayan y quéjense a las cámaras de consumidores, quéjense contra los super e hiper mercados, y si les da para más, militen, militen en una organización popular, de base.

Además, el albertismo es el ala más consevadora dentro del kirchnerismo, que es el movimiento de liberación nacional, en términos leninistas. Entonces, lo que hay que hacer si quieren quejarse pero hacer algo (cosa que no creo de la gran mayoría) es organizarse y sacar al albertismo, cuando reemplacemos al albertismo dentro del FPV (sí, lo dio en primera persona de plurar, peor no para que digan "ah, vieron, es K", sino para remarcar que nosotros somo parte del pueblo) por sectores más progresistas, populares y, en el mejor de los casos, revolucionarios, ahí sí podremos combatir a la inflación y sus verdaderos promovedores, la oligarquía ganadera, la de la patria chica. Lucha de clases, amigos. Chau, hasta luego, que const que no quería aburrirlos así, de útlima, lo lee el que quiere.
Mi mail, es tomasmunzer@hotmail...